Deseos para el nuevo año

2015 ha sido un gran año para quienes luchamos por cambiar la educación. El número de escuelas alternativas y de colegios públicos que han comenzado a trabajar por rincones y proyectos ha crecido exponencialmente. Los medios de comunicación se han hecho eco del boom y el debate comienza a estar en la calle. + leer más

¿Es legal el homeschooling?

Esta mañana, como muchos ya habréis visto, me he permitido la broma de incluir una imagen retocada de la portada de Yo nunca fui a la escuela. Se ha tratado de una inocentada -el equivalente en España al April's Fools-, claro, pero he querido aprovechar la ocasión para hablar del homeschooling. De los mitos que lo rodean, de los que piensan que los niños educados en casa acaban analfabetos y de los que piensan -por el contrario- que es para superdotados. Para ello, he querido recuperar una charla a la que asistí este verano en el Encuentro de Verano de Alternativas Educativas 2015 titulada Mitos del homeschooling. Trataré de resumirla para compartirla con los que no estuvisteis, aunque nada se puede comparar a ver en vivo y en directo a Madalen Goiria que es capaz de explicar de manera clara y divertida algo tan abrupto como la legislación sobre el tema. + leer más

Las pedagogías alternativas, ¿una moda?

El pasado domingo, el diario El Confidencial publicó un artículo sobre el auge de las pedagogías alternativas en España. El texto ha generado cierta polémica en las redes sociales, sobre todo, por el título con el que fue publicado inicialmente: Cariño, vamos a experimentar con los niños... + leer más

«Desde muy pequeños, nuestra forma de vida afecta a los demás»

Francesco Oliva y Octavio Caballero son los promotores de Educazero, una plataforma destinada a la divulgación de material educativo, libre y gratuito sobre sostenibilidad y eficiencia energética. En la recta final de su campaña de crowdfunding, nos han explicado por qué la educación debe comprometerse con el medio ambiente y cómo la concienciación de niños y niñas pasa por un aprendizaje más activo de las consecuencias de nuestra forma de vida. + leer más

Para educar a una tribu hace falta un niño

"Me llamo André, soy un niño, no como caramelos y no voy al cole". De esta manera se presentaba André Stern cuando tenía cuatro años. Algunas décadas después, confiesa que en su vida han cambiado muy pocas cosas y que sigue dedicándose, fundamentalmente, a jugar y a ver la vida desde el otro lado del espejo, adonde intenta llevar durante un rato a quienes le escuchan. + leer más