«La escuela priva a los niños del contacto de la naturaleza para modelarles a su manera»

La Escuela Moderna de Ferrer Guardia defendió, a principios del siglo XX, una escuela en la que se coeducaran niñas y niños, ricos y pobres. La educación debía ser la vía para que niños y niñas se convirtieran en hombres y mujeres libres, amantes de la verdad y la justicia. Su creador se opuso a los castigos, a los exámenes y a los dogmas, en una época que no se lo perdonó: acusado sin pruebas de ser el instigador de la Semana Trágica de Barcelona, y a pesar del movimiento internacional de repulsa contra su procesamiento, fue fusilado el 13 de octubre de 1909. Recordamos aquí algunas de sus ideas. + leer más