Criatura con un pañal juega en una fuente
Foto de Chloé Fusillier | UNSPLASH

Sois un colectivo de educadores y familias que os habéis unido para conseguir un trato más respetuoso hacia la infancia en la escuela. ¿Cómo surgió la idea?

Se acercaba el fin de curso y en los centros educativos estaban teniendo lugar los primeros encuentros y reuniones con las familias que habían matriculado para 3 años. En estos encuentros se daban los consejos para el verano, entre ellos el de quitar el pañal. Como educadoras, muchas veces nos sentimos solas en nuestras escuelas y no podemos hacer nada para cambiar los protocolos o la cultura escolar, más que decir lo que pensamos, lo cual tiene como consecuencia, en ocasiones, enfrentamientos o desencuentros con compañeras o equipos directivos. La iniciativa surgió como fruto de esta sensación de injusticia, impotencia y quemazón interna. Una búsqueda desesperada de otras voces como la nuestra, para poder unirnos y conseguir lo que solas no podremos lograr.

Como familias, también nos encontramos indefensas ante equipos docentes desactualizados o con una mirada poco sensible. En el tema del pañal, pensando que nuestra hija o hijo es la única criatura que todavía no controla esfínteres, no nos atrevemos a exigir soluciones. Solo visibilizando que es un problema estructural y con una repercusión muy negativa para la infancia, lograremos cambios reales, no solo en la organización del sistema educativo sino también en las creencias y concepciones docentes sobre las necesidades de la infancia.

En unas semanas muchas criaturas irán a la escuela por primera vez, un momento que suele generar inquietud en las familias. El proceso de adaptación, además, puede ser muy diferente dependiendo del centro y de la disponibilidad de los padres. ¿Pueden darse recomendaciones que valgan para todos los casos?

Quizás, la única recomendación que pueda servir para todos los contextos y particularidades sea la de no quitarle valor a los sentimientos de la infancia. Es urgente que, como sociedad, avancemos en la comprensión del desarrollo sano infantil, en las características del contexto que hacen esto posible, en nuestro papel como personas adultas y en las repercusiones negativas que pueden tener violencias y maltratos sistemáticos. Una vez comprendido esto, cada organización escolar y familiar actuará de manera diferente, dependiendo de los recursos y medios disponibles, pero sin perder de vista este horizonte. Pidiendo disculpas a la infancia, si fuera necesario, por no haber podido hacerlo mejor.

En muchas escuelas la adaptación se complica porque se supone que las criaturas deben ir sin pañal. ¿Por qué en unas sí y en otras no? ¿Es legal?

El periodo de adaptación, al cual nos gusta referirnos como periodo de acogida o de vinculación, y que nunca debe ser un periodo de resignación por parte de la infancia, es actualmente un momento muy traumático, debido a que se niega el derecho de las criaturas a permanecer con sus figuras de apego hasta que sientan el lugar como seguro. A esto se suma la violencia de quitar el pañal antes de tiempo, como bien dices. La diferencia que se observa entre las escuelas respecto al tema del pañal se debe a que ni la ley orgánica ni las distintas administraciones educativas (en ninguna comunidad autónoma) se han pronunciado claramente acerca de esto. Como consecuencia, lo que abunda es que los centros educativos piden a las familias que quiten el pañal y que en caso de “escape”, alguien del entorno familiar venga a cambiar. Si una maestra quiere cambiar pañales en su centro educativo, la ley no se lo impide, puede hacerlo si quiere y si la familia está conforme. El mayor problema lo encontrará en sus compañeras de ciclo, que seguramente se mostrarán contrarias a la idea.

Podríamos preguntarnos qué problema tienen los docentes con que las criaturas asistan con pañal, aunque se nieguen a cambiarlos. ¿No sería mejor que la caca y el pipí se quedaran recogidos y que no se manchara la ropa, hasta que alguien viniera a cambiarlos? En esta exigencia por parte de las maestras entran en juego muchas creencias obsoletas, entre ellas la de pensar que si la criatura no controla esfínteres es porque en casa todavía no se han puesto a ello. Y que si obligan a que aquí esté sin pañal, pronto aprenderá a hacerlo en el váter o en el orinal. ¿Es legal pedir a las familias que traigan a sus hijos sin pañal? Sí, lo es, aunque vaya en contra del desarrollo sano infantil. Igual que es legal mantener unas ratios elevadísimas ¿Es legal negar la asistencia al centro a una criatura cuya familia no quiere obedecer la norma de “traer sin pañal”? Depende, pues habrá que considerar el desarrollo autonómico de la ley orgánica y lo que se concrete en los documentos organizativos del centro. No podemos dar una respuesta general.

Cabe preguntarse ahora si es legal que se les pida a las familias que vengan a cambiar la ropa cuando se hayan orinado o defecado encima, o que vengan a cambiar el pañal. La respuesta a esta pregunta es también compleja. A pesar de que la LOE (modificada por la LOMLOE) recoge afirmaciones que se pueden interpretar en el sentido de que sí es responsabilidad de los docentes atender la higiene infantil, no deja de ser una interpretación, sujeta a la variabilidad interpersonal. Muchos docentes se niegan a asistir la higiene argumentando que esta tarea no está recogida entre sus funciones docentes (legisladas por el artículo 91 de la LOE/LOMLOE). Esto es cierto, ya que no se menciona de manera explícita este aspecto, más que una ambigua referencia a la atención al desarrollo integral del alumnado. Algo más que debemos saber es que, a pesar de que existen sentencias a favor de familias que han demandado a centros educativos que se negaban a cambiar pañales, la jurisprudencia es una interpretación y aplicación de la ley. Es decir, que un juez haya declarado que, en un caso concreto, es responsabilidad del centro asistir la higiene, no convierte a esa conducta (la de negarse a brindar esta asistencia) en ilegal. Para que empiece a ser ilegal es necesaria legislación específica que describa la conducta de manera clara, indicando que esta tarea forma parte de las funciones docentes. Y esto es lo que tenemos que conseguir, que las administraciones educativas legislen de una vez por todas para aclarar de quién es responsabilidad esta tarea, en todos los casos, y no solo cuando existe un diagnóstico o en los centros donde trabajan auxiliares técnicos educativos. Que se mojen, que dejen de obviar el problema. El defensor del pueblo ya se pronunció al respecto en 2007, con las siguientes declaraciones “se han formulado sendas recomendaciones a las Consejerías [...], dirigidas a instar la adopción de las medidas precisas para que en todos los casos los alumnos reciban, en el ámbito de los centros docentes y utilizando su propios medios, la atención que precisen en el aspecto indicado (Congreso de los Diputados, 2007, p. 221).

Hay familias que intentan que sus hijos aprendan a controlar los esfínteres durante el verano, con más calma que en la escuela. ¿Es aconsejable?

El control de esfínteres no se puede enseñar. Es fruto de una maduración en la que hay implicados aspectos neurológicos, musculares, afectivos y emocionales. Es una conquista interna. Lo único que podemos enseñar es lo cultural que rodea al control de esfínteres (cómo usar el orinal o el váter, cómo limpiarnos, cómo quitarnos y ponernos la ropa, etc.). Pero no podemos enseñar a cerrar o abrir los esfínteres a voluntad. Toda acción que vaya encaminada a acelerar la llegada de este momento, aunque se haga con cariño o intentando disimular nuestra intención, está suponiendo para la criatura enfrentarse a una petición adulta que no puede satisfacer, y esto conlleva problemas, incluso que se alcance todavía más tarde este control de esfínteres. Todo el tiempo que podamos brindar a nuestros hijos de respeto y sin presión, es un regalo. Nuestro consejo es que durante este verano actuemos como si en la escuela permitieran el uso del pañal.

¿Qué consecuencias puede tener forzar los ritmos en este sentido?

Encopresis, miedo al orinal o al váter, retenciones de la caca o el pipí o infecciones de orina, serían las más visibles. Otras más sutiles, desconexión con las señales de su cuerpo, baja autoestima o sentimientos de abandono y rechazo por parte de las personas adultas.

Emmi Pikler fue una de las primeras pedagogas en estudiar este momento, ¿cómo entendía que debe acompañarse?

La base de la pedagogía Pikler Lóczy es la confianza en la capacidad del propio niño a desarrollarse sin la intervención del adulto. En Lóczy, hace años, hicieron una investigación con más de 100 niños y niñas, partiendo de la idea de que es el niño quien CONTROLA EL PROCESO sin ningún tipo de enseñanza, adiestramiento o condicionamiento adulto. La intervención directa del adulto se limitaba a dar a conocer el orinal o el WC, pero no les sienta en ellos ni regular ni esporádicamente. En control de esfínteres no es que el cerebro madure, no es sentarlos en el orinal o el váter hasta que la casualidad haga que salga pis o caca, no es que llegue el buen tiempo, que cumpla 2 años o que queden unos meses para ir al cole de mayores. CONTROLAR los ESFÍNTERES tiene que ver, desde esta mirada pikleriana, con la construcción de un YO sólido, con el DESARROLLO de la PERSONALIDAD y con la VOLUNTAD de querer dejar el pañal. Tiene por tanto que haber VOLUNTAD, una fuerte autoestima y un apoyo comprensivo del adulto. Voluntad, porque es una DECISIÓN que debería poder tomar cada criatura, cuando esté preparada para asumir todo lo que implica este proceso.

¿Es cierto que hay ciertas señales de que la criatura ya está preparada para dejar el pañal? ¿Cuáles son?

Partimos de la idea de que las "señales" deberían ser una ayuda para que el adulto sepa desde dónde acompañar este proceso. A nivel motriz, una de las señales que podemos observar es que el niño sea capaz de sentarse y permanecer así sobre una superficie elevada, como tendrá que hacer en el orinal o WC. Por supuesto, que sepa moverse con soltura y seguridad. Fisiológicamente, debe estar preparado para detectar que hay ganas, retener, dejar lo que está haciendo y llegar hasta el baño para evacuar de forma adecuada. Habla de sí mismo, dice su nombre, emplea las palabras YO y MI. Pide ayuda al adulto si lo necesita. Y, sobre todo, debe haber VOLUNTAD por parte de la criatura para dejarlo. Porque estamos hablando de SU proceso, de SU cuerpo y de SUS necesidades.

¿Nos deberíamos preocupar si a partir de cierta edad un niño no usa todavía el orinal?

Los parámetros y cálculos estadísticos son utilizados para establecer los límites de lo “normal”. Las etiquetas derivadas de estas comparaciones deberían servirnos para hacer una valoración de la situación. El verdadero problema de esto es la edad a la que se considera preocupante que todavía no use el orinal. Nos preocupamos si a los 3 años todavía necesita pañal, en cambio, en palabras de Laura Estremera, “el DSM IV, que es el manual que utilizan los clínicos e investigadores de las ciencias de la salud para diagnosticar los distintos trastornos mentales, establece como trastorno de eliminación cuando un niño no controla las heces a partir de los 4 años y la orina a partir de los 5 años” (Dejar el pañal y el control de esfínteres, Laura Estremera Bayod). Esta horquilla de la “normalidad” también se constató en el estudio de Pikler Lóczy antes mencionado, encontrando niños sanos que alcanzan el control a los 2 y otros a los 5 años. Por tanto, debemos reflexionar sobre esta preocupación, pues no responde a la evidencia científica, sino que es fruto del ritmo social impuesto a la infancia. Por supuesto, ante cualquier indicio, duda o sospecha, es conveniente consultar con profesionales actualizados y de confianza.

Una queja habitual en muchas escuelas es que con las ratios que manejan es imposible tener en las aulas criaturas que aún lleven pañales. ¿Estamos cargando demasiadas tareas sobre las maestras en relación a los medios de que disponen?

Las ratios tan elevadas de las escuelas son violencia sistémica a criaturas y a docentes. Sin embargo, debemos reflexionar sobre qué otras tareas estamos realizando en lugar de atender el cambio de pañal, y pensar si realmente son prioritarias. ¿Cómo podemos tener la intención de que una criatura aprenda la serie numérica y, al mismo tiempo, negarle un trato digno y humano? Dejar a un niño o niña sucio, en el aula o en otro lugar fuera del aula, hasta que alguien de su familia venga, es cuanto menos violencia. Como recientemente expresó la educadora Paola de la Cruz en su red social, la verdadera innovación vendrá cuando las escuelas se conviertan en lugares sin violencia para la infancia, y no solo pegar es violencia. Algo que también expresó esta compañera, es que no debemos cargar sobre las criaturas la responsabilidad que no estamos asumiendo como personas adultas. Ese niño o esa niña que permanece sucio o sucia, o que se enfrenta a las burlas y comentarios de compañeros y docentes, está haciéndose cargo de una situación que le sobrepasa. La pregunta debería ser, ¿estamos cargando a la infancia con demasiadas tareas en relación a los medios de que disponen?

¿Confundimos autonomía con que los niños hagan por sí solos lo que nos gustaría que hicieran?

Totalmente. Nuestra sociedad es adultocéntrica y adultocrática, ignoramos la cultura de la infancia, olvidamos que la infancia es un estado de la persona humana, con una identidad propia, que no debe comportarse como una persona adulta sino precisamente como lo que es, un niño y una niña. Además, parece que no terminamos de comprender que esa verdadera autonomía solo se alcanzará después de un periodo de una total dependencia, después de habernos sentido sostenidos, cuidados y respetados.

En palabras de Judit Falk en su texto ‘Los fundamentos de una verdadera autonomía’: “Esta concepción de la autonomía [...] solo lleva a una pseudoautonomía generadora de incertidumbre, de angustia y de un sentimiento de abandono.”

¿Cómo se puede colaborar con vuestro colectivo o estar al tanto de vuestras acciones?

Se puede colaborar de diversas formas. Como integrante de los grupos territoriales, difundiendo nuestras publicaciones o hablando de nosotras a otras familias y educadoras.

Nuestro principal medio de comunicación es Telegram. Allí tenemos un canal de difusión y un chat (Pañal en la escuela). También tenemos un perfil en Instagram @respetar_la_infancia. Para contactar por email: respetarlainfancia@gmail.com

GUÍA PARA DEFENDER LOS DERECHOS DE LA INFANCIA EN LA ESCUELA EN TORNO AL CONTROL DE ESFÍNTERES

Esta es una guía para aquellas familias que llegáis a septiembre con la necesidad de seguir usando pañales y en el centro educativo os niegan verbalmente el derecho a que asista con pañales o a responsabilizarse de su higiene.

Lo primero que tenéis que saber es que vuestra hija o hijo está madurando perfectamente, que no hay nada malo o por lo que preocuparse si a la entrada al colegio el control de esfínteres todavía no está adquirido. Se considera normal no controlar esfínteres hasta los 5 años (DSM-V, Asociación Española de Pediatría). Los ritmos de desarrollo los marca cada criatura y no la escuela.

¿QUÉ ENCONTRARÁS EN ESTA GUÍA?

-Modelo de informe pediátrico para presentar en el centro educativo
-Pautas para actuar con la escuela
-Consejos para encontrar familias en la misma situación

 

MODELO DE INFORME PEDIÁTRICO PARA PRESENTAR EN EL CENTRO EDUCATIVO

Este informe hará ver al equipo directivo que un profesional sanitario avala que vuestra criatura está teniendo un desarrollo completamente sano aunque todavía no controle esfínteres.

Creemos que esto despertará conciencias y, sobre todo, servirá de prueba ante futuros problemas, dejando testimonio de que la familia ya informó de la situación de su criatura, y que si el colegio no puso remedio, es su única responsabilidad.

Os aconsejamos que entreguéis este informe a Secretaría, con registro de entrada. También se puede enviar por correo electrónico, siendo válido este medio para dejar constancia de su envío.

Descarga AQUÍ el informe y pide a tu pediatra ique lo firme. Junto con este informe, podéis entregar un documento autorizando al centro educativo a limpiar y cambiar a vuestra criatura. Descárgalo AQUÍ.

PAUTAS PARA ACTUAR CON LA ESCUELA

Si, a pesar de haber presentado el informe, la escuela os sigue negando el derecho de vuestra criatura a que use pañales en clase y a que le asistan en su higiene, os aconsejamos que hagáis lo siguiente:

-Pide por escrito a Dirección, con registro de entrada, una copia del documento institucional del centro donde se recoja la norma de que no se puede asistir con pañales, solicitando que te indiquen exactamente la página donde esto queda redactado. Es posible que esto no figure en ningún documento del centro, de ser así, haz lo que te indicamos al final del siguiente punto.

-Solicita a Dirección que redacten un escrito, firmado, donde se explique que el centro educativo no deja que se asista con pañal al aula y que tampoco se va a responsabilizar de la higiene del alumnado. Pide también que en este escrito se desarrollen los motivos por los cuales se ha i tomado esta decisión. Si en los documentos institucionales del centro no figuraba la norma de acudir sin pañal, solicita que este dato se refleje en este escrito (es decir, que escriban que es una norma que NO se recoge en los documentos institucionales) y que se indique si esta norma ha sido aprobada o no por el claustro.

-Cada vez que requieran que acudas al centro para limpiar y cambiar a tu criatura, deja constancia de ello, llevando una hoja de registro a Dirección en la que quede recogida la fecha y la hora a la que has tenido que ir, y pidiendo que lo firmen cada día. Pulsa AQUÍ para descargar un modelo de este documento. Si observas que tu criatura lleva sucia un tiempo considerable, comunícalo por escrito con registro de entrada o correo electrónico al centro.

-El colegio os puede sugerir escolarizar a la criatura en un centro de educación especial, por considerar que si no controla esfínteres no se está desarrollando normalmente, en contra de la opinión de la comunidad médica, que considera normal la falta de control de esfínteres diurna hasta los 5 años (DSM-V, Asociación Española de Pediatría). Si necesitas evidencia científica para presentar al centro, ponte en contacto con nosotras.

-Si te piden que se quede en casa hasta que termine el proceso de control de esfínteres, conservando o no la plaza en el centro escolar, alegando que la escolarización en el segundo ciclo de infantil es voluntaria, recuerda que la infancia tiene Derecho a la Educación, y que negarle la asistencia al colegio por la falta de control de esfínteres es una vulneración de su derecho fundamental. Si esto ocurre, ponte en contacto con nosotras.

Todas estas actuaciones tienen como finalidad que la escuela se cuestione a sí misma, que se generen espacios de debate y reflexión, que se revisen las creencias y las prácticas escolares. No es lo mismo decir en una reunión que no se puede venir con pañal, que reflejar esta norma en un papel. Además, son evidencias que podremos utilizar para nuestras demandas de cambio.

Os pedimos, por favor, que compartáis con nosotras todos estos documentos, pues nos servirán como prueba para presentar junto a la queja y demanda colectiva que estamos elaborando.

CONSEJOS PARA ENCONTRAR FAMILIAS EN LA MISMA SITUACIÓN

Muchas veces pensamos que como solo nuestra hija o hijo todavía necesita pañal, no merece la pena luchar por su derecho. Y si todas las familias pensamos y actuamos así, este problema nunca se va a solucionar. Muchas familias han pasado y pasarán por lo mismo. Además, otras que no han tenido este problema, seguro que encuentran vuestra causa muy justa y os apoyan en la búsqueda de soluciones.

Lo primero de todo es contactar con el AMPA. La presidenta conocerá experiencias similares, incluso historias de conflictos pasados entre el centro educativo y otra familia. Os aconsejamos también que contéis vuestro problema en la puerta del colegio, a otras madres, que digáis que el centro educativo no deja que vuestra hija o hijo acuda con pañal y que tampoco se van a responsabilizar de su higiene. Contadlo también en los grupos de WhatsApp. Cuantas más conversaciones se generen en torno a este tema, mejor. Cuantas más familias sepan que esta situación es injusta y que se puede cambiar, mejor.

Hemos elaborado un cartel que os animamos a difundir en vuestra escuela, ya sea a través del AMPA, de los grupos de WhatsApp o colocándolos directamente en los muros y pasillos. También en los parques del barrio, ludotecas y otros lugares frecuentados por familias. Pulsa AQUÍ para descargarlo.

Consejo para descargar los documentos. Los documentos se abrirán en modo lectura y no los podrás editar. Para poder editarlos antes de imprimirlos, tienes que descargarlos en formato Word, excepto el cartel, que está en PDF porque se puede imprimir sin necesidad de modificación.

Si te surgen dudas o miedos a lo largo del proceso, no dudes en contactar con nosotras para que te ayudemos. Estos sentimientos son normales, pues nos estamos enfrentando a unas prácticas muy normalizadas.

Te rogamos que envíes esta guía a quien consideres que la pueda necesitar. Muchas gracias.

respetarlainfancia@gmail.com

https://www.instagram.com/p/CiANogwjRC8/