Si crees que otra educación es posible...


- donde la letra no entra con sangre, sino con emoción
- donde se aprende experimentando, no memorizando
- donde se enseña a colaborar, en vez de a competir
- donde los ritmos son respetados
- donde los errores son vistos como parte del aprendizaje
- donde la creatividad ni se coarta ni se estimula precozmente -simplemente, se la deja estar
- donde se educa para la vida, no únicamente para el trabajo -y por eso, se tienen en cuenta tanto las humanidades como las enseñanzas artísticas
- en contacto con la naturaleza, con el medio externo y con implicación de las familias

... en Ludus podrás encontrar tu proyecto entre más de 700 escuelas libres, Montessori, Waldorf, Pestalozzi, comunidades de aprendizaje, escuelas democráticas, escuelas activas, públicas, privadas y autogestionadas, para todas las edades.

¿Qué es la educación activa?

El sistema educativo está en crisis: demasiados profesores y alumnos están quemados y las tasas de abandono y fracaso escolar se han disparado. Tampoco responde ya a las demandas del mundo laboral, que requiere de los profesionales no sólo conocimientos, sino además ser capaces de trabajar en equipo, de comunicar, de ser creativos y proactivos... Vivimos hoy en un mundo cambiante en el que continuamente debemos adquirir nuevas destrezas, por lo que en la escuela sería fundamental aprender a aprender.

Los últimos avances en el campo de la neurociencia también avalan la necesidad de cambiar el actual modelo. Se destaca la relación de las emociones con los procesos de aprendizaje, así como la importancia de brindar contextos lo más variados y ricos posibles para que la capacidad de aprender pueda desarrollarse plenamente. Se defiende también el papel activo del niño en su aprendizaje y el valor de la experimentación.
Dime y lo olvido, enséñame y lo recuerdo, involúcrame y lo aprendo. ~Benjamin Franklin
Educación activa, educación viva, pegagogías alternativas, escuelas innovadoras, renovación pedagógica... son expresiones que hacen referencia a un modo de educar diferente al tradicional. Con distintos matices, todas ellas defienden el protagonismo del niño en sus aprendizajes. Por eso, en lugar de profesor se prefiere hablar de acompañante, ya que se considera que el adulto debe estar al lado del niño sirviendo de referencia, pero respetando sus ritmos e intereses. Frente al directivismo, se confía en la capacidad humana de autoaprendizaje, y en que se aprende mejor cuando la motivación surge de dentro, en lugar de venir de la obligación de pasar un examen.

Nota: los proyectos que aparecen en Ludus tienen mayor o menor grado de no-directivismo y participación democrática dependiendo de la pedagogía, las edades a que se dirigen y el carácter del proyecto mismo. No hay dos proyectos iguales.

¿Y los límites?

Los límites son un pilar fundamental de este tipo de educación, libertad no significa libertinaje. Los niños necesitan límites para saber a qué atenerse y sentirse seguros. Pero estos límites no son arbitrarios: hay pocas normas, pero claras, que se son explicadas en lugar de imponerse de forma autoritaria. Las reglas básicas son: no está permitido dañar el material común, ni a uno mismo, ni a los demás. A partir de ahí, cada proyecto puede añadir otras, o pueden ser los alumnos los que consensúen algunas más.

La libertad va asociada a la responsabilidad. No se obliga a nadie a hacer algo que no quiere, pero cuando uno se ha comprometido a hacer algo, debe cumplir su compromiso.

Inteligencias múltiples

En los proyectos de educación activa se considera que han de trabajarse las diferentes inteligencias, no sólo la matemática y la verbal. Se da gran importancia al desarrollo de la inteligencia emocional: a conocerse a uno mismo, a descubrir los propios intereses, a relacionarse con los demás, a dialogar. Se enseña a los niños a resolver los conflictos por sí mismos mediante el diálogo.

¿Son legales estas pedagogías?

Sí, la Constitución española reconoce la libertad de enseñanza y no hay ninguna ley que prescriba qué pedagogía debe emplearse. Otra cosa es que, en la práctica, las familias que quieren optar por este tipo de educación no lo tengan fácil.

Actualmente asistimos a un boom en torno a las pedagogías alternativas, al que la administración no está siendo capaz de dar una respuesta adecuada. Cada vez hay más escuelas públicas de educación activa pero aún son pocas, y las familias y educadores que no encuentran espacio en el sistema actual y deciden crear un proyecto educativo por su cuenta se encuentran con todo tipo de trabas. Ya es hora de que cambie esta situación.



Puedes leer más sobre Ludus y las pedagogías activas aquí:

Press logo 20minutos Press logo elmundo Press logo tiempo Press logo serpadres Press logo aulaplaneta Press logo grao

¡Hola, soy Almudena!

Pasé la adolescencia sintiendo que el instituto pretendía convertirme en otro ladrillo en el muro, así que ha sido una gran alegría para mi descubrir que existen otras formas de aprender. Crear Ludus ha sido mi forma de contribuir a difundirlas y de apoyar a quienes ya están haciendo realidad que otra educación sea posible.