La fiesta de los libros

Aquest contingut està disponible únicament en castellà. Pots accedir a una traducció automàtica aquí.
Ayer, haciendo de paradista en Sant Jordi, pensé en que otro gallo nos cantaría si hubiera más días en que los libros fueran una fiesta en vez de una obligación.
Y viceversa: ¿qué pasaría si en los coles se obligara a los niños a jugar a la consola y a tener que haberse pasado un nivel para un determinado día?

Lo que hay que hacer por obligación nos repele, igual que lo prohibido nos atrae -la mayor generación de lectores que ha habido en España fue consecuencia de la censura franquista. + leer más