«La escuela no tiene más que un problema: los chicos que pierde»

El 26 de junio de 1967 fallecía en Florencia Lorenzo Milani, un sacerdote de ideas progresistas que pronto chocó con las altas jerarquías eclesiásticas. "Desterrado" a Barbiana, el párroco decidió transformar las vidas de los niños de esta aldea perdida a través de la educación. Muchas de sus ideas, entonces revolucionarias, son compartidas hoy por las escuelas más inclusivas e innovadoras: suprimir los exámenes, no dejar a ningún niño atrás, ayudar a desarrollar una mirada crítica investigando a partir de distintas fuentes, rechazar una educación al margen de la vida. + leer más