5 claves para entender la Psicomotricidad Relacional

¿Qué es la psicomotricidad relacional educativa ? En este artículo, Nuria Pérez de La Sala de Psico nos explica algunas de las características de esta práctica, que se dirige a todos los niños y niñas y que va más allá de enseñarles a diferenciar entre izquierda-derecha y arriba-abajo.

Sala de psicomotricidad Aucouturier

1. Psicomotricidad no siempre implica discapacidad.
Dentro de la psicomotricidad relacional existen varias líneas de trabajo que dependen de las demandas del niño, de la familia y del entorno. La ayuda o terapia psicomotriz está dirigida a niños y niñas que presentan dificultades en algún aspecto de su desarrollo global y psicológico. En La Sala de Psico trabajamos con niños sin patologías específicas, como tus hijos, ayudándoles a reforzar su proceso escolar y educativo.

2. No es lo que hacen en la mayoría de los colegios.
La mayoría de la gente suele creer que practicamos la “gimnasia” que todos hemos hecho en los primeros años del cole y que ahora se ha puesto de moda llamar psicomotricidad (dirigida): Saltar a la pata coja en aros de colores, botar el balón y seguir circuitos en orden, según lo que el profesor o “monitor” dice. Lo psicomotor como referencia al cuerpo y al movimiento es la característica común, pero lo RELACIONAL, es la gran diferencia. Por suerte, algunos colegios ya empiezan a tener salas acondicionadas y profesionales especializados, pero la mayoría de centros publicitan la psicomotricidad como un extra de calidad y todavía siguen anclados en prácticas de los años 70.

3. La relación es el pilar fundamental.
Ayudamos al niño a ponerse en relación con su propio cuerpo, con el espacio, con los objetos, con el adulto y con sus iguales. Si nos observamos, nos daremos cuenta de que dependemos de las relaciones que establecemos. Una buena relación de pareja nos da felicidad, tener buena relación con los compañeros de trabajo nos motiva en la tarea… Y, si pensamos en cómo nos relacionamos, veremos que el cuerpo es la llave que abre toda puerta de relación. Si no nos apetece estar con alguien, nuestro cuerpo se tensa en señal de rechazo. Sin embargo, veamos cómo está nuestro cuerpo al ver a nuestros hijos, o a alguien querido: una gran sonrisa en la cara, los ojos bien abiertos y el cuerpo dispuesto a recibir y dar amor. Nos construimos en la relación con el otro, desde el cuerpo. Y los niños todavía más, porque el lenguaje aún no es su herramienta de comunicación principal. Por eso, la psicomotricidad relacional ayuda al niño a ponerse en relación, y con ello, a afrontar lo mejor posible situaciones que se van a repetir durante toda su vida.

4. El psicomotricista es un profesional especial.
La psico relacional acompaña las acciones del niño con un adulto (psicomotricista) que no le ordena, sino que le propone acciones para que su juego evolucione, con límites claros para su seguridad física y emocional. En España todavía es poco reconocido, pero somos profesionales con una formación amplia y sólida que incluye disciplinas como la pedagogía, la psicología del desarrollo y la educación, la sociología... además de cada una de las especializaciones de base de cada profesional. Hacemos un profundo trabajo de análisis personal y profesional en cada intervención y trabajamos junto con otros profesionales para adaptarnos lo mejor posible a cada niño. Todo lo que hacemos y decimos en la sala tiene un sentido y no jugamos con el niño, sino PARA el niño.

5. Permite a los niños SER niños.
¿Cuántas veces decimos a los niños de 5 años que se porten bien porque ya son los mayores de Infantil? Demasiadas. Los niños y niñas necesitan expresar todo lo que tienen dentro. Alegría, rabia, miedo, tristeza, frustración... En la sala de psicomotricidad no hay un estándar para hacer las cosas. No se hacen las cosas “porque toca”. Saltan, gritan, corren, hacen volteretas, juegan solos y en grupo, recuerdan a mamá pero se reaseguran de la ausencia en su juego, se enfadan, lloran y se recomponen. Cada acción surge de lo más profundo de cada niño, respondiendo a su propia necesidad. Y el psicomotricista no juzga, sino que valora cada gran paso que el niño da en su evolución, confiando siempre en él.


¿Buscando actividades extraescolares para tus peques? En nuestra sección dedicada a actividades complementarias podrás encontrar actividades de todo tipo, siempre desde una perspectiva respetuosa y no conductista: psicomotricidad, idiomas, música, teatro, juego libre, educación creadora, ciencia...

¿Quieres escribir en el blog?

Si tú también quieres contarnos como es un día en tu proyecto o compartir un artículo sobre pedagogía, contáctanos

← Volver