Haciendo piña

Aquest contingut està disponible únicament en castellà. Pots accedir a una traducció automàtica aquí.
El pasado domingo se celebró en Gatzara el tercer encuentro de la Xarxa gironina per l'educació lliure. Hacía dos años del último encuentro, así que ya había muchas ganas de volver a vernos las caras y contarnos como nos ha ido en este tiempo.

Hablamos de los problemas típicos a los que se enfrenta un proyecto de educación libre que comienza, aspectos legales y la dificultad de encontrar familias. Pero todos coincidimos en que un problema más grave puede sobrevenir después, cuando hay familias que no compartan realmente el proyecto. Las escuelas libres no son un lugar donde dejar a los niños aparcados mientras los padres trabajan. La crianza debe ser compartida. Por eso, lo mejor es que la familia esté bien informada sobre el proyecto para que valore si realmente encaja con su manera de pensar. También es recomendable hacer una entrevista previa.

En las asociaciones creadas por padres, conviene igualmente que tengan claro un marco común, porque si no cada uno tratará de hacer prevalecer su visión, y si son incompatibles, toda la energia de los acompañantes puede irse en tratar de conciliarlas.

En muchos proyectos, se espera además que los padres se impliquen ayudando con lo que cada uno sabe hacer: reparar un columpio, hacer un taller de música, ayudar con las tareas de limpieza... Los problemas aquí pueden surgir cuando unos consideran que hacen más que otros y se queman. En este sentido, también es conveniente explicar lo que se espera de las familias en la entrevista previa. Lo ideal es que voluntariamente cada una, en función de sus preferencias y disponibilidad se apunte a la comisión que prefiera. Pero cuando esto no funciona, es buena idea fijar un número de horas mínimo que las familias han de dedicar semanalmente.

Acabamos el encuentro con ganas de hacer muchas cosas juntos: ir a observar como es el día a día de unos y de otros, hacer excursiones con todos los niños, estudiar si se podría crear una federación de asociaciones y tener un seguro conjunto, crear una lista de correo y un foro para seguir comunicados entre reunión y reunión...  De lo que se trata, es de fer pinya, compartir ideas e inquietudes. Porque muchos problemas con que nos vamos encontrando ya los han pasado otros, y sin duda, esas energías que a veces gastamos reinventando la rueda, es mejor dedicarlas a la educación de nuestros hijos. O a dar un paseo en bici, que es lo que yo voy a hacer ahora ;-)

Pinya de castellers
Bordegassos CC Maria Artigas
← Volver